sábado, 24 de agosto de 2013

#JoF nº11 y las políticas de la Edad del Bronce


El número veraniego de JoF llega cargadito de buena ciencia y aún mejores reflexiones. Creo que la portada es autoexplicativa, pero por si alguien no lo pilla puede pasar directamente a leer el artículo en el que el divulgador e investigador Bernardo Herradón hace un exhaustivo repaso a todo lo bueno, y lo malo, de la política científica en nuestro país. Una política más acorde con la Edad del Bronce, siendo generosos, que con el supuesto mundo moderno en el que vivimos. Aunque probablemente los hombres prehistóricos, para ser justos, actuasen de manera más científica y racional que la mayoría de nuestros políticos. La actual situación del CSIC y otros desastres a los que estamos asistiendo en materia de ciencia se entenderán mejor tras esta lectura, aunque, aviso, también puede generarse un gran cabreo como efecto secundario. Si os quedáis con ganas de más, leed el editorial del creador de la revista Enrique Royuela, que tampoco tiene desperdicio y expresa a la perfección y con un lenguaje llano, claro y cristalino (no exento de cierto lirismo) cómo nos sentimos todos los que trabajamos en ciencia.


image

Pero no sólo de cabreo vive el hombre, y en el resto de la revista os espera la habitual ración de artículos variados y diversos, como se aprecia en el índice:


imageimage


Por mi parte, he contribuido con un artículo diferente a todos los anteriores (la verdad es que en cada número intento hacer algo diferente, y creo que lo voy consiguiendo). En él entrevisto a la que fue mi jefa durante mi estancia predoctoral en la Universidad de Manchester, pero presento dicha entrevista inserta en un texto divulgativo donde, utilizando a veces sus palabras y a veces las mías, explico los entresijos de su proyecto, un abordaje molecular para intentar frenar el avance de la tuberculosis. Una enfermedad que muchos creen olvidada pero que está bien viva e incluso sufriendo rebrotes bastante preocupantes. Invito a los más científicos a disfrutar de los detalles moleculares de esta interesantísimo proyecto, y a los menos científicos a descubrir cosas que no sabían de la tuberculosis y a hacerse una idea de cómo la investigación básica puede llegar a resolver cuestiones de salud pública tan importantes como esta.

Además, si queréis saber cómo termina esta historieta en tres viñetas tendréis que leer el artículo:

image

Aprovechad lo que queda del verano para leer un poco de buena ciencia, entretenida, divertida, y ¡gratis! Qué más se puede pedir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como dijo Ortega y Gasset, "Ciencia es aquello sobre lo cual cabe siempre discusión"...

¡Comentad, por el bien de la ciencia!