jueves, 18 de diciembre de 2014

El secreto estaba en la botella

Sutiles diferencias pueden convertir tu vida en un infierno. En un largo y oscuro infierno. Lo que han de leer no es que le haya pasado a servidor, sino a un conocido (como siempre, pero aquí de verdad). Pero igual valdrá para ilustrar el desasosiego que todo científico ha de sentir al vivir, siquiera de oídas, tan horrendas historias de laboratorio.


Todo comenzó hace mucho, mucho tiempo. Mucho antes de que yo llegase al lugar que ahora habito en general de 8 de la mañana a las 6 de la tarde aproximadamente. Una joven empezaba su doctorado y le encalomaban la proteína con la que debía trabajar; a la que debía arrancar parte de la verdad de la química de la vida. Ahora sería muy largo de explicar, pero resumiendo mucho, para los legos en la materia, solo un apunte. Una técnica muy usada para obtener proteínas (incluso las humanas) es introducirlas en forma de ADN dentro de bacterias (ej.: E. coli, que son muy comunes en tu intestino) y dejar que esas bacterias las produzcan mientras dan vueltas en un bote a más de 200 revoluciones por minuto sobre un agitador orbital (más info aquí). Luego, después de que las bacterias  han pasado de unas microscópicas docenas de individuos a bastantes gramos de masa bacteriana en poco más de una noche, se les extrae la proteína haciéndolas explotar en líquidos bacteria-no-friendly. Todo esto que aquí describo en cuatro líneas es un arte tan complejo biológicamente, tedioso tecnológicamente y con tantas variantes en manera, forma y fondo, que sería una desfachatez no advertir de su dificultad.

http://ecx.images-amazon.com/images/I/614hlLlkaKL.jpg


jueves, 11 de diciembre de 2014

Desgranando las enfermedades raras

Hoy escribo un post exprés para que no parezca que este sitio está senescente, y para justificarme de algún modo por dicha apariencia de senescencia; si hace poco os contaba que estuve en Cuenca hablando de ciencia, cómics y ficción, ahora os digo que mañana mismo parto hacia Granada para participar en la segunda edición de Desgranando Ciencia, evento divulgador organizado por la web Hablando de Ciencia (de la que aún no me han echado a pesar de que colaboro con cuentagotas y sólo con reseñas; por cierto mañana mismo saldrá mi reseña de Interstellar, por si gustáis). 

Cartel A3_(297 x 210mm 2mm sangrado RGB)_07

El año pasado la experiencia fue brutal (ya lo conté por aquí) y este promete aún más, si cabe. Participaré de dos formas: primero presentando la sesión de Arte y Ciencia,  y luego en la sesión llamada Raras pero no invisibles, dando una charla breve y participando de una mesa redonda sobre enfermedades raras. Me hace mucha ilusión hablar de mi campo de trabajo de forma divulgativa, he intentado hacer una charla muy concisa y sin detalles técnicos, titulada Maestros de lo invisible, donde lo importante será transmitir la idea de cómo se investiga en este tipo de campos y porqué es importante hacerlo. Espero conseguirlo. Como aperitivo, una de las diapositivas:

Una pista sobre la relación entre el hombre invisible y la biología molecular podéis encontrarla en este post viejuno

Y así, confirmando que hasta cuando hablo de trabajo y de temas importantes no puedo escapar de la tentación de usar mis referentes culturales favoritos, os dejo con la intriga. No dejéis de visitar la web del evento para ver el programa detallado, y si estáis por los alrededores, de pasar por el Parque de las Ciencias para disfrutar de charlas, talleres, proyecciones, espectáculos humorísticos y muchas sorpresas más, todo amalgamado por el pegamento común de la ciencia. 

viernes, 28 de noviembre de 2014

SciFest, Principia, y la ciencia como inspiración

Hace justo una semana viajé a la preciosa (y empinada) ciudad de Cuenca para participar en la puesta de largo de Principia, el nuevo proyecto de divulgación y cultura científica en el que me he embarcado de la mano de Quique Royuela y sus secuaces. Principia parte de lo que fue Journal of  Feelsynapsis, mejorando y ampliando su propuesta en todos los frentes posibles. Es un proyecto con el que estoy ilusionadísimo, por cómo se está enfocando, por las ambiciones que tiene de partida, por la originalidad que busca... y especialmente, por la gente que lo forma.



viernes, 7 de noviembre de 2014

Buscar respuestas... haciendo preguntas

Esta entrada participa en la I Edición del Carnaval de Neurociencias



¿Qué es un recuerdo? ¿Cómo podemos ver imágenes cuando sólo percibimos la luz reflejada del sol? ¿Por qué no necesito pensar en respirar para seguir haciéndolo?

¿Qué tienen de especial las células nerviosas que las hace capaces de crear pensamientos? ¿Se puede recuperar la memoria perdida? ¿Cuánto falta para que podamos reconstruir o incluso reconfigurar nuestros circuitos neuronales?

¿Piensan los animales? ¿Podremos algún día leer sus mentes y comunicarnos con ellos? ¿Es la realidad muy diferente de lo que percibimos a través de nuestros sentidos? ¿Qué relación hay entre los impulsos eléctricos y los sentimientos? ¿Avanzará la tecnología hasta el punto de permitirnos almacenar físicamente nuestras memorias? ¿Se puede mejorar la enseñanza atendiendo a las necesidades particulares de cada cerebro? 

¿Por qué no recuerda mi nombre el abuelito? ¿De verdad nadie puede devolver la movilidad a mi cuerpo? ¿Cómo puedes dejar que la necesidad de beber te controle? ¿De dónde salen esas imágenes que sólo yo soy capaz de ver? ¿Quién habla dentro de la cabeza del tío? ¿Desde cuándo dormir demasiado es una enfermedad? ¿Quién eres de verdad, el que me abraza ahora o el que acaba de lanzarme contra la pared? ¿Cuándo una manía se convierte en una patología? ¿Existe cura para la infelicidad? ¿Cómo puede doler tanto cuando no estás a mi lado? 

No importa la causa que origina la necesidad de buscar respuestas. Ya sea por descubrir cómo funciona cuanto nos rodea, por descifrar los misterios de la naturaleza, por ayudar a un ser querido, por sanar una enfermedad, por desarrollar un trabajo emocionante y novedoso, por jugar a los detectives, por resolver cuestiones vitales, por mera curiosidad… siempre que la pregunta se pueda formular de manera científica, la única respuesta posible estará formada, a su vez, por nuevas preguntas.

¿Para qué sirven las neurociencias? Para seguir haciendo preguntas. Para cambiar el mundo que nos rodea, y el que escondemos dentro de nosotros mismos.

Y con un poco de suerte, después de un tiempo lo suficientemente largo y de un número de preguntas aún mayor… para llegar a comprendernos.

jueves, 30 de octubre de 2014

Sci Fest 2014: a ponerse todos mirando a Cuenca.

Hace unos días o más bien meses (cómo pasa el tiempo madre mía y la casa sin barrer) os hablamos en esta casa de la desaparición de JoF. Bueno más que una desaparición, digamos que el espíritu de los JoFeros quedó transmutado en un nuevo proyecto llamado Principia (). El nuevo proyecto promete leña a todas las caras. Va a repartir más divulgación y entretenimiento por y a partir de la ciencia que galletas Chuck Norris y Bruce Lee juntos.

Y podría pasarse por la cabeza del amable lector, que estoy exagerando y que no será para tanto. Pero tal pensamiento se ha de ir disipando apenas sepa la que se está montando. Principia se lía la manta a la cabeza y casi antes de que aparezca su web oficial y siquiera publique sus primeros artículos, nos trae el _Sci Fest 2014_ ( ). Una fiesta de la divulgación de la mano de los mismos apasionados por la ciencia que os escribieron en JoF y os escribirán desde el nuevo proyecto.  Si queréis un avance de lo que se avecina, si queréis aprender a la vez que disfrutar, si queréis degustar zarajos de ciencia de la buena... estad atentos y pasaos los días 14 y 15 de noviembre por Cuenca, más concretamente por el Museo De Ciencias De Castilla la Mancha.

El Sci Fest 2014 será un evento gratuito, pero tiene aforo limitado, por lo tanto, si no queréis quedaros sin silla no os vayáis a Sevilla ahora, pasaos por la web de Sci Fest 2014:  http://scifest.principia.io , registraos como asistentes, y luego, ya si eso, os vais a Sevilla que hasta el día 14 aun quedan días y hay tiempo de todo.  En la misma web habéis de encontrar todos los detalles y programa de este Festival de Cultura científica.  Desde aquí os invitamos a que os pongáis mirando para Cuenca.







Entre los cientos de maravillas que se podrán vislumbrar en tan emblemático evento, se cuenta una charla a cargo de nuestro Dr. Litos titulada "He visto células que vosotros no creeríais.. y mi colega las ha dibujado", en la que relatará la gestación de esa obra cumbre de la divulgación y la ciencia ficción que es the OOBIK proteo-type, la mayor aventura intracelular jamás contada. No se pierdan el streaming de las charlas en la web del evento si quieren ver en primicia jugosos anticipos de lo que se verá próximamente en www.theoobik.com

sábado, 4 de octubre de 2014

Cómo NO ganar un Nobel

 
Hace unos días me encontraba yo en un congreso científico enfocado en la investigación de los radicales libres. No se trataba de analizar el comportamiento de alborotadores, terroristas ni partidos políticos minoritarios que amenazan con cambiar las cosas; sino de profundizar en el papel que juegan, dentro de nuestras células, los subproductos químicos generados por el oxígeno que las células utilizan para obtener energía. Le tocaba el turno a un investigador israelí llamado Abraham Reznick, que iba a contar cómo el humo de los cigarrillos afecta en particular a las células musculares, y la relación entre una dosis continua de dicho humo y el desarrollo de sarcopenia o degeneración muscular (pista: la cosa no acaba bien para los fumadores). Independientemente del interés del tema y de la calidad de los resultados (ambos sobresalientes), la charla comenzó muy bien porque el investigador era un señor bastante entrado en años que hablaba con desparpajo y gran sentido del humor, lo cual siempre se agradece en estos entornos. Uno de sus chascarrillos para caldear a la audiencia es el que motivó el presente post, así que lo contaré en detalle.


Bonito sitio para hacer una tesis o un postdoc. Sobre todo si te toca en una de las torres altas y tienes vistas al mar (sacada de la web oficial, por si alguien quiere probar suerte a ver si dan curro).

miércoles, 13 de agosto de 2014

Robin Williams y el estigma

Para alguien enamorado del cine como un servidor, la muerte prematura de un actor del calibre de Robin Williams es siempre causa de tristeza. Particularmente, siento especial predilección por los actores capaces de alternar los papeles más dramáticos con otros terriblemente cómicos; en la mayoría de ocasiones, estos monstruos de la escena son capaces de encarnar la esencia de la tragicomedia en todos y cada uno de sus gestos, algo que dota a sus papeles de un cariz especialmente real, disfrazado a menudo de payasadas. Al fin y al cabo la vida es una sucesión de situaciones en las que no hay un hilo conductor, donde la sorpresa y la risa, el dolor y la angustia, se suceden y entremezclan constantemente. En el poco tiempo transcurrido desde su muerte, he visto multitud de homenajes y alabanzas donde se alaba especialmente su capacidad interpretativa a nivel vocal, pues era un actor especialmente capaz de imitar voces y acentos. Pero particularmente a mí me gustaría homenajear su mirada. Los buenos actores hablan más por sus miradas que por sus palabras. El cine es narrar con imágenes, nunca debemos olvidarlo; y los buenos guiones no son sólo aquellos llenos de líneas de diálogo ingeniosas y acertadas, igual que los buenos actores no lo son sólo cuando recitan un guión de gran calidad. El buen guión modela un personaje, su psique. Es capaz de describir su personalidad y emociones, y lo hace en un lenguaje que un director hábil pueda traducir a imágenes, para lo cual se vale de un actor. Si el actor no es capaz de interiorizar ese personaje, de meterse en su piel y transformarlo en sí mismo, todo el proceso se puede ir al traste. Robin Williams tuvo la oportunidad de trabajar con los más grandes, y eso no hizo sino darle alas para que el desbordante talento que bullía en su interior saliese a borbotones, por cada poro de su piel, impreso en cada arruga de su rostro, y reflejado en esos ojos vidriosos que parecían reír y gritar al mismo tiempo.



Mi intención no es sólo loar a este gran actor que tanto me ha hecho disfrutar. Muchos grandes artistas nos han dejado últimamente, y me ha entristecido del mismo modo. Pero en este caso las circunstancias concretas de la muerte me han llevado a pensar en algo que durante mucho tiempo he querido escribir, y creo que este puede ser el momento adecuado.

viernes, 1 de agosto de 2014

El final de JoF, el principio de algo nuevo.

Hace unos tres años Quique Royuela me preguntó si quería participar en una iniciativa de divulgación científica, una revista de periodicidad bimestral, gratuita y castellano. Antes de terminar de leer su mail ya estaba escribiendo la respuesta: SÍ, rotundo, pues la interacción con Quique y con algunos de los que serían mis compañeros de aventuras en esa empresa me había demostrado que eran gente con la que valía la pena comprometerse. Tres años después, 16 números de una calidad creciente dejan testimonio del que ha sido un experimento de los más estimulantes en los que he participado (y he participado en muchos). Gracias a estos 16 números de Journal of Feelsynapsis, hemos conformado un equipo de plantilla y de colaboradores habituales multifacético y multidisciplinar con el denominador común de la pasión por la ciencia y las ganas de compartirla como una experiencia divertida, amena y asombrosa, capaz de hacer nuestras vidas y las de nuestros semejantes en este remoto lugar del universo más llevaderas. 

La cuadrilla de joferos, en su última y más constante encarnación. Por mucho que cambie el nombre del proyecto, siempre seremos joferos bajo la tutela del Gran Jofe Supremo Royuela.

Ante la necesidad de crecer y consolidar este proyecto, se ha optado por un cambio drástico: un nuevo proyecto, más ambicioso, del que pronto os hablaré más en detalle. O con suerte, del que oiréis hablar. Un proyecto para el que, de nuevo, se me ha preguntado si quería formar parte activa, pregunta que de nuevo he tardado poco en contestar (de hecho menos aún que la vez anterior) con un SÍ aún más rotundo, tanto que he tenido que limpiar la pantalla del monitor. La prueba del poco tiempo que tengo para dedicar a esta sana afición de "contar la ciencia" es que se me acumulan hasta las reseñas; pero os digo de verdad que todo lo que implique trabajar con un grupo de gente como el de los joferos, merece la pena y mucho. Sin duda una de las mejores experiencias en que ha derivado esta afición blogueril.

Por el momento, os dejo con los dos últimos números de Journal of Feelsynapsis, JoF para los amigos; perdonad que no haya podido reseñarlos debidamente, he catado ambos números y me reafirmo en lo que siempre digo: su variedad de temas y estilos no desmerece en absoluto el rigor y la calidad de los textos. Una auténtica guía de lo que la ciencia puede ofrecer a la hora de entretener y satisfacer las mentes inquietas. 





Termino comentando mis dos últimas aportaciones: en la primera, titulada Ponga una pizca de evolución en su investigación, hablé de la importancia de conocer la teoría evolutiva para el día a día del investigador biomédico, pues ambas disciplinas parecen no entenderse demasiado a pesar de que pueden aportarse mucho mutuamente. Y en el último número, bajo el título de Los chivatos moleculares señalan el camino de la enfermedad abordo el tema de los biomarcadores, qué son, y cómo se están desarrollando en la biología moderna. Para picar vuestra curiosidad, os pongo aquí un par de imágenes que acompañan, respectivamente, a uno y otro artículo:



Finalizar el post de este modo es toda una declaración de intenciones: el espíritu de JoF ha sido, y seguirá siendo en su próxima encarnación, estimular la curiosidad del lector. Utilizar los ganchos más rebuscados, llamativos y populares, para conseguir sorprender, que el lector se haga preguntas, que se interesa por pasar la página. Para todos los que hacemos la revista, la ciencia es diversión, imaginación, curiosidad y capacidad de asombro. 

Somos un atajo de locos, sí; pero locos apasionados y con ganas de hacer las cosas bien. Os invito a compartir nuestra locura y a acompañarnos en esta próxima etapa. Que como todas las etapas, empieza... por el principio.


sábado, 19 de julio de 2014

Solicitud para un proyecto de investigación en neurociencia

Dada la reciente política del Ministerio en materia de convocatorias de financiación de proyectos de investigación - especialmente en lo tocante a los requerimientos, criterios de evaluación y aprobación de solicitudes - nuestro grupo ha decidido en esta ocasión alejarse de los cauces formales habituales y realizar la solicitud de la presente convocatoria de manera independiente del modelo oficial. En concreto, hemos decidido explicar, en un lenguaje lo más común posible, el objeto de estudio de nuestra línea de investigación, con la esperanza de que su relevancia e interés hablen por sí mismos sin necesidad de entrar en detalles científico-técnicos complejos ni de adjuntar las ingentes cantidades de documentación e informaciones complementarias que se suelen exigir en estos casos. A tal fin, hemos escogido un ejemplo de neurociencia básica consistente en la reacción de los músculos de las extremidades superiores ante un estímulo externo. Esperamos que el ejemplo sea lo bastante sencillo, si bien hemos tenido que dar por sentados una serie de conocimientos básicos por parte del evaluador y/o personal burocrático encargado de evaluar esta solicitud; por ejemplo, asumimos que el lector no sólo tiene cerebro sino que sabe, aunque sea vagamente, cómo funciona un cerebro y para qué se requiere.

Aclarados estos puntos, comenzamos con la explicación.

domingo, 6 de julio de 2014

Diario de curso de experimentación animal: algunas conclusiones

Tenía pendiente desde hace tiempo terminar esta saga de entradas satírico-epistolares basadas escrupulosamente en hechos reales (otros célebres ejemplos fueron el Diario de congreso o el Diario de un viajero en el tiempo). De hecho había pasado tanto tiempo, que dudaba si tenía mucho sentido seguir con la saga. Pero resulta que en los últimos tiempos el tema de la experimentación animal ha salido a la palestra a raíz de algunas declaraciones y de sus correspondientes respuestas y recontrarespuestas, y por si esto fuera poco el compañero Banchsinger nos dejó hace unos días, en esta Santa Casa, una interesante reflexión al respecto; así que no aprovechar la oportunidad de terminar lo empezado, estando el tema relativamente activo, sería absurdo. Lo que sí voy a hacer es aparcar un poquito el humor y el tono de las primeras entregas (aquí la primera y aquí la segunda) para simplemente contar qué conclusiones extraje de aquel curso, y cómo ha cambiado mi visión de la experimentación animal desde que, en virtud de la titulación que me otorgó dicho curso, he trabajado en este tema.