viernes, 27 de mayo de 2011

Movimientos, acampadas, recortes y golpes de porra (con la colaboración especial de Fer)

Los lectores habituales sabrán, tras mi última y ladrillesca reflexión, que la temática de este blog es cada vez menos estricta en cuanto a contenidos. Sin embargo, pese a que los acontecimientos políticos y sociales de estas últimas semanas me han parecido (me parecen) de capital importancia, me resistía a plasmar mis opiniones en el blog. Finalmente, me pareció una buena idea realizar una sátira ligera, que entrase dentro del estilo más característico del blog, y asunto zanjado. Mi opinión al respecto de todos estos sucesos ya la han plasmado de manera escalofriantemente coincidente otros amigos blogueros como eulez y copépodo en sus respectivos (no penséis que sólo comparto opiniones con los "amiguetes"; también me he sentido muy identificado con las opiniones del compañero brucknerite, no os las perdáis). No es plan de repetirse.

Pero (si no hubiese un pero, no existiría este post), resulta que dos factores han dado como resultado que no pueda reprimirme y me sienta impelido a manifestarme ante algo que me produce mucha repulsa, ascazo, y mala leche en general. Me refiero  a lo que ha sucedido hoy mismo en la plaza Cataluña, en Barcelona, donde las fuerzas policiales han desalojado a los acampados que todavía hoy se manifiestan y organizan para dar forma a un movimiento que poco a poco está consolidándose en algo más firme de lo que en un principio parecía. La noticia la conocéis todos y no hace falta entrar en detalles: la cuestión es que hace apenas 10 días, recibí en mi correo una carta de nuetro lector y ocasional colaborador Fer, escrita visceralmente a raíz del primer desalojo de los llamados "indignados" de la Puerta del Sol en Madrid, y antes de que la protesta estuviese tan magnificada como ahora. La carta tiene mucha razón, pero decidí guardarla por las razones más arriba expuestas, y le comenté a Fer que en todo caso tal vez la publicase pasadas las elecciones para promover el que la gente no olvidase todo lo sucedido demsiado rápido. Había descartado ya su publicación, como digo, hasta que hoy he visto la oportunidad más adecuada. Os transcribo textualmente la carta (que por cierto no está tan lejos de la temática del blog, pues trata el muy manido tema de los recortes), y luego comentamos un poco:

 

¿MÁS RECORTES?

Se dice, se habla, se comenta (que decía aquel presentador), que se avecinan nuevos recortes en I+D, en cultura, sanidad y educación. Tras la que han montado en la Generalitat catalana recortando en hospitales parece ser que las finanzas del Estado no van del todo bien. Y según el presidente del gobierno, todavía no se han hecho recortes, por lo que entiendo, los recortes de verdad aún están por venir.

Y cuando recorten en investigación y ciencia, verás cómo hay gente de esa que vota al PP para castigar al PSOE y gente de esa que vota al PSOE para castigar al PP, que dice: “Bueno total más vale que recorten a esos que juegan al cheminova y hacen ensayos por un tubo, que han tenido el lujo, que sus papaítos les pagaran una carrera” Porque esa es otra, aquí o pagas, o aunque valgas, nada de nada. Y me pongo malo cuando veo que en colegios concertados o públicos, las clases de los niños son barracones metálicos. Y encima sus padres pagan casi 300 euros al mes. ¿Qué concertación es esa?

No hace falta ser un lince, para comprender que el suma y sigue de parados, se debe a la gente que estaba produciendo: construcción, empresas de servicios, fábricas, transporte, autónomos... mientras que el personal que no produce: funcionarios, militares, clero, empresas públicas, políticos, senadores, eurodiputados, colegios profesionales, cámaras de comercio, sindicatos, y un largo etcétera de gente que vive del trabajo de los demás, continúa cobrando a expensas del erario público, es decir, de los impuestos que pagaban los que ahora se quejan tanto de la crisis.
A toda esa gente, (incluidos bancos y banqueros) no hay quien la toque. De ahí no se va a recortar, ni van a volver a llenar las arcas del tesoro. No vas a ver la noticia de que el gobierno por real decreto, se pasa por el forro los acuerdos con la santa sede, ni que se les recorta a los militares nada para comprar nuevos misiles o avioncitos más modernos. Y mucho menos que los políticos se vayan a bajar sueldos o dietas (me da risa sólo pensarlo).

Habría sido fácil para el gobierno desde el primer día, sentar en el banquillo a los dirigentes de bancos y cajas, que por competencia entre ellos y por avaricia, pasaron de hipotecar las viviendas y negocios de la gente, del 80% de su valor de tasación y pidiendo avalistas, a más del 120% y sin avalista ninguno, con lo que contribuyeron de forma decisiva y clara, a que al haber mayor demanda, subiesen los precios. En lugar de intervenir o nacionalizar, las entidades bancarias, que por su mala praxis, más morosidad sufrían, se les da el dinero de todos y no para que sigan prestando, sino para ocultar su bancarrota (nunca mejor dicho).

Y me temo que tras ese rescate de Grecia, Irlanda y Portugal, la cosa pinta muy mal. Ya no sé si estoy pecando de pesimista o soy un optimista bien informado. Me fijo en cómo tras la segunda guerra mundial, salió Japón y Alemania, de algo mucho peor que esta crisis - como fue una total destrucción - y pasaron a ser dos grandes potencias mundiales. Y pienso que como somos nosotros, (todo lo contrario que alemanes y japoneses), deberiamos ir de mal en peor. Pero precisamente por ser como somos, ya verás como al final pagan los platos rotos, los mismos de siempre, (y ya los estamos pagando) y al final todo quedará en nada. Ni antiglobalización, ni antisistemas ni leches.

Con este bipartidismo, se han convertido PP y PSOE, en dos grandes empresas privadas, cuyo objetivo es el de toda gran empresa, cada vez más poder y riqueza. Ni revolución social, ni apocalipsis total, ni nada de nada. Y menos, mientras tengamos saldo en el móvil, ordenador con internet, GPS, DVD, Iphone, Ipad, Playstation, Wii, TV, coche, vivienda... para que pasen esas cosas hay que ser un romántico y además pasar hambre. Nos compraron a buen precio y nos vendimos. Nada que objetar. Somos otro ladrillo más en el muro. Por eso debe ser que la empezaron llamando la crisis del ladrillo.

Vaya, ahora me siento un capullo más de esos, que sin tener ni puta idea de economía ni de crisis, ni de nada, se permite hablar de ella, para decir lo mismo que ya está pensando todo el mundo. Pero, ¿y lo que te desahogas?

Fer

En la carta en sí misma no vienen referencias a los desalojos que comentaba más arriba; sin embargo, me parece significativo que se escribiese motivada por la repulsa ante la noticia de los policías golpeando a los jóvenes acampados. Es una demostración de cómo estos sucesos paradójicamente despiertan las consciencias de una forma que todos los demás abusos (mencionados en detalle en la carta) no producen.

Las opiniones de Fer no difieren mucho de las que muchos hemos manifestado en repetidas ocasiones. La diferencia radica en que esta vez, esas manifestaciones no se quedan en la barra del bar ni la sobremesa paellil del domingo; esta vez, la carta de Fer puede ser leída por cualquiera que lo desee (lástima que no haya salido en un egoblog de mayor calado, en fin) y por si esto fuera poco, los que por fin hemos salido a las calles nos hemos sentido menos solos y nos hemos dado cuenta de que sigue habiendo muchas razones por las que seguir luchando: hay libertad de expresión, sí; podemos manifestarnos y reunirnos, sí; pero tenemos límites. Los límites en sí no son malos, son más que necesarios, pero hay que fijarse en la naturaleza de estos límites: ahora resulta que el desalojo de hoy se ha justificado ante la necesidad de tener la plaza despejada para los posibles festejos de los aficionados al fútbol (al parecer este fin de semana se juega una final internacional de gran relevancia, creo que es la liga champiñón esa*). Esto me plantea dos dudas, principalmente:

a) ¿es de verdad este evento deportivo TAN probable causa de disturbios y violencia, que se precisa eliminar de una ciudad elementos que puedan facilitarla, asumiendo que no se va a poder evitar?

b) ¿es el punto (a) una mera excusa, y por tanto los gobernantes piensan que es suficientemente válida como para aprovechar para desalojar unos manifestantes pacíficos a base de golpes?

Podréis discutirme cualquiera de estos dos putnos, pero hay algo respecto a lo cual nadie me va a hacer jamás cambiar de opinión: nunca, NUNCA podré aceptar que una persona protegida de pies a cabeza golpee físicamente con armas contundentes a otra persona vestida de calle y con sus manos desnudas. No me creo la amenaza que pueda suponer, no me creo que sus ataques verbales deban responderse así, no me creo que haya nada de justificable en alguien que golpea a una persona sentada en el suelo. No quiero saber nada más: no me vale ninguna excusa. Mientras sigamos consintiendo estos comportanmientos, estaremos lejos, muy lejos, mucho más de lo que últimamente estábamos empezando a creer, de conseguir una sociedad mejor, más justa, más respetuosa.



* conste que mis palabras no pretendían resultar sarcásticas ni ofensivas; simplemente, no me entero de nada del fútbol, pero no tengo nada en contra del deporte. De hecho me deprime bastante que de todas las cosas buenas que podría promover, muchas veces predominen actitudes violentas y rencorosas.

6 comentarios:

  1. Hay aquí un par de aspectos contradictorios que no termino de comprender.

    Por ejemplo, ¿qué problema de seguridad plantean los ordenadores personales de los acampados? No creo que unhooligan futbolero tenga como objetivo infiltrarse en la plaza para coger un ordenador y tirárselo a la cabeza a nadie ¬¬"

    Y por otra parte, me de la impresión de que se quiere desalojar una acampada absolutamente pacífica hasta la fecha para dar paso a la celebración de un partido por parte de los hooligans que tienen como costumbre liarla gorda y provocar disturbios. Es decir, quitamos a los pacíficos para dejar paso a los violentos, que es a lo que estamos acostumbrados. ¿Tanto miedo les dan los movimientos pacifistas?

    Sin mencionar las arcadas que me produce ver fotos y vídeos de gente recibiendo palos por doquier, sin justificación y de forma gratuita. Perdón, de forma gratuita no, que lo pagamos entre todos con nuestros impuestos.

    Como siempre, un crack Dr. Litos.

    ResponderEliminar
  2. Parece mentira que en una sociedad tan "avanzada, de igualdad, progresista, social" (todos los calificativos sacados de las campañas políticas de ambos partidos que hemos sufrido hace poco)se puedan producir actos así sin que "rueden cabezas", como dirían en la edad media. Esta claro que el que se mete a antidisturbios no es el prototipo de persona intelectual y refinada, defensor y protector de los débiles ante las injusticias que a todos nos gustaría, pero aquí la peor parte se la llevan los gobernantes, ¿me quieres decir en que cabeza entra enviar a los antidisturbios a dispersar una congregación pacífica? Esa cabeza debería rodar, si no física, al menos sí funcionalmente. Está claro que un cuerpo así es necesario, pero las leches deberían llevárselas los hooligans (a los que casualmente parece que les despejan el espacio de juegos por si mañana deciden venir a divertirse).
    Un hurra por todos los que han aguantado semejante abuso sin recurrir a la violencia, demostremos que estamos por encima de eso, nosotros no somos unos animales, la violencia no se responderá con violencia, y si tiene que ser el sistema contra los que están en contra, veamos quién juega con más deportividad.
    Soy el primero que está harto de ver las calles de su ciudad hechas un asco después de cada botellón, de aguantar que gracias a la libertad de expresión los fascistas hagan manifestaciones, que cada vez que hay un partido de fútbol sea una excusa para repartir leña y destrozar los bienes públicos. Contra eso se puede aplicar más mano dura, contra cualquier movimiento pacífico es INTOLERABLE.

    P.D: y como colofón, encima de animales lerdos, si alguien se pensaba que después de un acto así vas a conseguir otra cosa más que los indecisos y los más paraditos se indignen y se unan al movimiento (como acabo de hacer yo, soltando este ladrillo en vez de seguir estudiando)

    ResponderEliminar
  3. Bueno, echemos la mirada atrás, y recordemos que en toda revolución, en todo cambio, han habido víctimas. Recuerdo que durante la transición, en las manifestaciones pacíficas, los grises repartían leña a los que pedían libertad de expresión, amnistía, autonomías, e incluso hasta carril bici. Muchos murieron por disparos, balas de goma, porrazos, etc. Deberían tener memoria histórica para esto y saber que con la represión, lo único que consiguen, es cargar de razón, de apoyos y de simpatías, a los manifestantes. Ahora si creo que la cosa empieza a ir por buen camino. Es triste, pero es así.

    ResponderEliminar
  4. Fer, cuando nos nombran el Ibex, a algunos nos suena a colchón de latex. Pero no digas jamas que no tienes ni puta idea. No hace falta ser químico para saber que la mierda huele mal.

    De cualquier manera, y a la vista de los acontecimientos, el giro electoral y una vista corta (solo 30 segundos) de un video que no he querido seguir viendo, lo que está claro es que sigue funcionando lo mismo que valía hace 2000 años: "pan y circo"(pero actualizado: ordenador con internet, GPS, DVD, Iphone, Ipad, Playstation, Wii, TV, coche). La mayoría nos conformamos, y a los que no se conforman, por mas inofensivos que sean, en vez de a los leones, los echan a los antidisturbios.

    Desde aquí, lejos de todo eso, cada vez se siente mas ascazo por la situación, mas desesperanza y mas ganas de maldecir a aquellos pocos, que a la sombra de la democracia, durante 30 años, se han montado un juego, al que solo ellos saben jugar a costa de la sangre, el sudor, la vida de la mayoría de la gente...

    Yo soy muy pesimista, tengo mis razones y mis argumentos, que no pretendo sean comulgados por los demás. Pero de verdad es tan difícil para la mayoría de la gente ver que el sistema no funciona y que nos han estado tomando el pelo como al burro con la zanahoria durante mucho tiempo?

    Por mas siglos que pasen... creo que no vamos a aprender...

    ResponderEliminar
  5. Buscando la respuesta a mi pregunta he encontrado en "La Ciencia y sus Demonios" un video de Jose Luis Sampedro en youtube explicando extraordinariamente bien lo que algunos pensamos:

    http://www.youtube.com/watch?v=yyOp8IRxgoo&feature=related

    que pena...

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por los comentarios, alegra comprobar que al menos la indignación no es cosa de unos pocos. Lo más lamentable es que en este caso concreto, ni ha dimitido el conseller que dio la orden, ni se ha condenado con la debida fuerza por los medios de comunicación y demás.

    ResponderEliminar

Como dijo Ortega y Gasset, "Ciencia es aquello sobre lo cual cabe siempre discusión"...

¡Comentad, por el bien de la ciencia!